chile manif

10 RIESGOS DEL “VOUCHER EDUCATIVO” PARA LA SOCIEDAD ECUATORIANA

Rene Ramírez

Lasso propone un sistema de voucher educativo, con libre elección entre instituciones privadas y públicas. En la década de 1960 Milton Friedman señalaba: “si quieres financiar la producción de un producto, puedes financiar al productor o al consumidor. En educación nosotros subsidiamos al productor, a las escuelas. Si subsidias al estudiante, a la demanda, conseguirás competencia y el estudiante podrá elegir la escuela a la que prefiere ir. “Tomen el dinero público que gastamos en educación, divídanlo por el número de estudiantes y denle ese monto a cada padre”. El voucher es un bono canjeable por una cantidad máxima de educación, que deja abierta la posibilidad a un co-pago, que solo podrán pagar las familias de mayores ingresos.

Los voucher fueron introducidos en Chile y en América Latina, en la década de los 80 durante las dictaduras militares, producto de ello Chile ha sido caracterizado en educación como uno de los países más segregados e injustos del mundo, es un mecanismo fallido, que tiene una alta desaprobación ciudadana y que se está intentando cambiar. Todos los movimientos estudiantiles han luchado contra los efectos de la política del voucher.

A continuación señalamos 10 riesgos que tendría el “vaucher educativo” de aplicarse en el campo de la educación superior sobre la democracia y el bienestar de la población ecuatoriana:

  1. Fin de la gratuidad. Los vouchers, son un mecanismo para redirigir los recursos que reciben por Ley las universidades públicas a las universidades particulares. Si las instituciones públicas reciben menos recursos se verán obligadas a terminar con la gratuidad y a volver al arancelamiento.

  1. Debilitamiento y desfinanciamiento de las universidades públicas. El sistema de voucher, postula un “Estado Neutro”, al que le es indiferente quien “ofrece el servicio educativo”, los cupones de pago se pueden canjear en instituciones públicas o particulares. El Estado no tendrá la obligación de financiar a las universidades públicas, por lo que estas se debilitarán progresivamente.

  1. Privatización, segregación y segmentación de la educación superior. El esquema de voucher, estratifica y segmenta el sistema de educación según la capacidad de co-pago de las familias. Con Lasso existirán instituciones para pobres, que se financiarán exclusivamente con los voucher, e instituciones para ricos, destinada aquellos estudiantes que están en condiciones de pagar la diferencia. Las primeras no tendrán recursos para mejorar su calidad, mientras que las segundas podrán avanzar hacia la excelencia. Este modelo no mejora los resultados, sino que profundiza las brechas del sistema impactando negativamente la calidad. El acceso a una educación superior de calidad será un privilegio y no un derecho.

  1. Profundización de las desigualdades sociales. Los estudiantes de menores ingresos económicos, estarán condenados a estudiar carreras más cortas, más baratas, en instituciones de menor prestigio y calidad, porque no tiene capacidad de co-pago, lo cual producirá una desventajosa inserción laboral y una menor remuneración futura. Los más pobres y sus hijos tendrán que conformarse con la educación que alcanzan a comprar con el voucher.

  1. Los pobres no podrán estudiar medicina, odontología o ingenierías. Las carreras en el campo de la salud e ingenierías son más costosas, porque exigen una mayor inversión en equipamiento e infraestructura especializada, el establecimiento de un voucher universal e igual para todos, no alcanzará para financiar estas carreras, solo podrían acceder a ellas quienes están en condiciones de pagar la diferencia.

  1. Desaparición de algunas carreras que son indispensables para la sociedad. Es un hecho económico que a diferencia de las instituciones públicas, lo que motiva la producción de los privados no es la benevolencia, sino la maximización de los beneficios. Una falla del sistema de voucher, es que no garantiza la producción de bienes públicos cuando la rentabilidad privada es baja. Las carreras y programas de baja demanda tenderán a desaparecer, las artes, literatura, filosofía, matemática, química, física.

  1. Endeudamiento de las familias ecuatorianas de clase media. Las familias ecuatorianas que tienen la posibilidad de acceder a créditos, se endeudarán con el sistema financiero, para pagar lo que no alcanza a cubrir el voucher. El sobreendeudamiento de las familias es una realidad en Chile y Estados Unidos, países en los que se han implementado este sistema.

  1. Desaparición de la investigación, del desarrollo científico y tecnológico. Lo que compran los voucher es educación, no compran ciencia y tecnología. Si ya no existe la obligación del Estado de financiar a las instituciones públicas, las universidades no contarán con recursos suficientes para el desarrollo de la investigación, ciencia y tecnología.

  1. Mercantilización de la educación. La educación superior ya no será un derecho, sino una mercancía que se compra con un voucher. El sistema de educación superior pasará de ser un sistema mayoritariamente público a uno preferentemente particular. Para llevar a cabo este propósito, Lasso quiere terminar con la SENESCYT, para que no exista ninguna institución que defienda la gratuidad, la prohibición del lucro, el alza indebida de aranceles.

  1. El sistema de voucher es incompatible con un modelo de derechos. La derecha miente, al decir que el voucher educativo = Libertad + gratuidad. Los voucher no generan más opciones de proyectos educativos, sino que restringen el acceso a la educación. No es gratuito ni libre porque dependerá de los recursos económicos que tenga cada familia. Construye la sociedad del privilegio y no de los derechos.
Posted in Análisis.